Inicio

El método que propongo es un acompañamiento, una invitación a entrar en la profundidad del ser humano y mirar aquello que es difícil de aceptar. El trabajo es de alma a alma. La persona comparte la situación presente que la desequilibra, poniendo consciencia de porque lo está materializando. La situación puede ser un malestar físico, una relación difícil, un estado de animo que no cambia. De hecho, no importa que forma toma el desequilibrio. Todo puede ser comprendido y aceptado. Con la persona buscamos la causa real, la raíz y encontramos las herramientas y los mecanismos más apropiados para su transformación y sanación

Es un espacio de amor, donde no hay juicios, donde la persona puede reconocer su integridad. Un viaje de honestidad con uno mismo para empezar a asumir y reconocer todo lo que se ha negado hasta ahora. 

Es importante que la persona esté dispuesta a mirar en su interior, que haya esta voluntad.

Acompaño a la persona a utilizar cada situación y persona a su favor, para crecer y amar-se realmente. Responsabilizándose al fin de su vida.